Por: Guillermo Salas Razo

El mismo análisis de la evolución del campo que hice para la publicación anterior y que me llevo a escribir sobre agricultura de futuro, ahora me trae al tema de “Ganadería de Futuro”.

En contraste con la agricultura, el futuro de la ganadería se encuentra en un dilema que va desde los desafíos que debe enfrentar ante el inminente cambio climático hasta la presión de los movimientos animalistas.

Sin embargo, la ganadería debe seguir existiendo porque es una importante fuente de alimentos para el mundo. La carne y los productos lácteos son parte importante de la dieta de muchas personas en todo el mundo. Además, la ganadería es una importante fuente de empleo para muchas personas e ingresos para muchas comunidades rurales, lo que ayuda a mantener la economía local.

Por eso la industria de la ganadería está experimentando una transformación tecnológica que está cambiando la forma en que los ganaderos producen y distribuyen su producción, y está abriendo nuevas oportunidades para producir de manera más eficiente y sostenible.

Lo cierto es, que es inevitable que la ganadería se vea afectada por el cambio climático, el cual ya está afectando la disponibilidad de alimentos para los animales, su salud y su bienestar; esto ha obligado al desarrollo de innovaciones tecnológicas para la actividad ganadera.

Entre estas se encuentran: los comederos inteligentes, las modificaciones genéticas, los monitoreos con drones, los collares con GPS, los chips subcutáneos, el “Data Mining” para medir la huella de carbono y el “Blockchain” para procesar datos; tecnologías aun inaccesibles para la mayoría de nuestros ganaderos.

Sin embargo, también existen alternativas asequibles para nuestros ganaderos, y estas consisten en estrategias, las cuales también representan una innovación que se puede adoptar en la ganadería de nuestro Estado; entre ellas se encuentran:

El Sistemas Silvopastoril Intensivo (SSPi), los Sistemas Agroforestales Multiestrato, la Gestión de Residuos (incorporando la bioeconomía a nivel de unidad productiva), la Ganadería Climáticamente Inteligente (tecnologías adaptadas a la realidad local para promover un manejo ganadero eficiente y adaptado al clima), Plataformas Digitales (Control Ganadero: servicios de asesoría digital integral para ganaderos, digitalización de la cadena de suministros, y Plataforma de Vinculación de Productores y Compradores de Ganado).

Estas alternativas para la Ganadería de nuestro Estado pueden mejorar la productividad, aumentar la rentabilidad y reducir el impacto en el medio ambiente.

La adopción de estas estrategias y tecnologías innovadoras en la ganadería de nuestro Estado, sería una inversión de alto valor que debería hacerse; no solo porque mejoraría la productividad, la rentabilidad y el medio ambiente, sino porque estaría también mejorando la calidad de vida de los ganaderos, impulsaría el desarrollo del campo y ayudaría a garantizar el suministro de alimentos, #PalabraDeNicolaíta.