Por: Guillermo Salas Razo

El censo agropecuario (INEGI) es una herramienta fundamental para conocer la situación actual del sector agrícola y pecuario en un país.

En México, el último censo (2022) publicado el 21 de noviembre de 2023, ha arrojado resultados definitivos que nos permiten tener una visión clara de la realidad del campo mexicano.

A través de este censo, se ha podido determinar la superficie destinada a actividades agropecuarias y forestales, la producción de los principales granos y la mano de obra involucrada en estas actividades.

Según los resultados del censo, en México existen 103.6 millones de hectáreas con uso o vocación agropecuaria y de aprovechamiento forestal. Esto representa una gran extensión de tierra que aún puede ser aprovechada para la producción de alimentos y recursos forestales.

Sin embargo, es importante destacar que solo 29 806 706 hectáreas se destinaron a uso agrícola, lo que significa que aún hay una gran cantidad de tierra que no está siendo utilizada para la producción de alimentos.

En cuanto a la producción de granos, se obtuvieron 34.6 millones de toneladas de los principales granos que se producen en el país, como arroz, cebada grano, frijol, maíz grano amarillo, maíz grano blanco, sorgo grano y trigo grano.

Y aunque estos resultados muestran una producción significativa, también revelan la importancia de seguir impulsando y fortaleciendo la producción agrícola en México para garantizar la seguridad alimentaria de la población.

Otro dato relevante que se desprende del Censo es que 26 984 247 personas conformaron la mano de obra en las actividades agropecuarias, de las cuales el 84.0% correspondió a hombres y el 16.0% a mujeres.

Esto demuestra que el sector agropecuario sigue siendo una fuente importante de empleo en México, especialmente para los hombres. Sin embargo, es necesario promover la participación de las mujeres en este sector y garantizar su acceso a recursos y oportunidades para su desarrollo.

 Además de estos datos, el censo también reveló los problemas más comunes que enfrentan los productores agropecuarios en México; entre ellos, destacan los altos costos de insumos y servicios, con un 88.8%, lo que afecta directamente la rentabilidad de las unidades de producción.

También se reportaron pérdidas por factores climáticos o biológicos, con un 61.0%, lo que pone en evidencia la vulnerabilidad del sector frente a eventos naturales.

Otros problemas comunes incluyen la baja de precios o disminución de ventas debido a la pandemia, la pérdida de fertilidad del suelo y la inseguridad.

Estos problemas son un reflejo de las dificultades que enfrenta el sector agropecuario en México y la necesidad de implementar políticas y programas que ayuden a superarlos.

Por lo que es fundamental que el gobierno y otros actores involucrados en el sector trabajen juntos para encontrar soluciones y promover un desarrollo sostenible y equitativo en el campo mexicano, #Palabra_de_Nicolaita.