Por: Guillermo Salas Razo

 

Un sistema alimentario sostenible es una estructura que permite a los individuos y a las comunidades obtener alimentos nutritivos y seguros de manera sostenible.

Esto significa que los sistemas alimentarios sostenibles deben ser capaces de satisfacer las necesidades alimentarias de la población actual sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades alimentarias.

Esto se logra a través de la producción de alimentos de manera sostenible, el uso eficiente de los recursos naturales, la reducción de la contaminación y la preservación de la biodiversidad.

Los sistemas alimentarios sostenibles también deben ser capaces de proporcionar alimentos saludables para la población, esto significa que los alimentos deben ser nutritivos, seguros y accesibles para todos.

Por lo que los alimentos deben ser producidos no solo de manera sostenible, sino que también deben ser procesados de manera segura y distribuidos de manera equitativa.

Por lo tanto, los sistemas alimentarios sostenibles deben promover la salud y el bienestar de la población.

Por eso en necesario que los programas gubernamentales de salud promuevan la educación alimentaria, para que la sociedad en todos los sectores sociales y etapas de desarrollo tengan acceso a información sobre los alimentos que consumen, incluyendo su origen, su contenido nutricional y sus efectos en la salud.

Para lograr esto, se requiere la colaboración y participación de organismos no gubernamentales, el sector productivo, el sector empresarial y las instituciones educativas con los sistemas de salud gubernamentales para emprender acciones conjuntas que inicien desde la protección y promoción de la lactancia materna, la adecuada alimentación complementaria, la elaboración de guías alimentarias basadas en alimentos, la regulación de los entornos escolares y el entorno alimentario (etiquetado frontal de advertencia nutricional).

 Así como, la creación del Sistema Alimentario Sostenible para una Alimentación Saludable, con centros de distribución y oferta a precios justos de productos alimenticios producidos bajo este enfoque de producción de manera responsable con el medioambiente.

Esto es esencial para garantizar una alimentación variada, segura, que aporte los nutrientes necesarios para llevar una vida sana y activa.

Pero también, la adopción de un programa de Sistema Alimentario Sostenible para una Alimentación Saludable en nuestro Estado o en el País podría impactar y/o incentivar a nuestros agricultores de diversas maneras.

Primero, el programa podría proporcionar educación y capacitación a los agricultores sobre prácticas agrícolas sostenibles, como la agricultura orgánica, la rotación de cultivos y la conservación de la tierra. Esto les ayudaría a mejorar la productividad de sus tierras y a aumentar sus ingresos.

Segundo, un programa de esta naturaleza debería proporcionar paquetes financieros a los agricultores para que puedan invertir en equipos y tecnologías modernas para mejorar la producción. Esto les permitiría aumentar la producción y mejorar la calidad de sus productos.

Y tercero, el programa podría y/o debería proporcionar incentivos a los agricultores para que produzcan alimentos saludables y sostenibles; esto podría incluir subsidios para la producción de alimentos orgánicos, así como incentivos para la producción de alimentos locales y de temporada. Esto ayudaría a nuestros agricultores a obtener una mayor rentabilidad de sus cosechas y a contribuir a una alimentación saludable en Michoacán y México.

Promoviendo un Sistema Alimentario Sostenible para una Alimentación Saludable, podemos construir un futuro mejor y saludable para toda la población mexicana, #Palabra_de_Nicolaíta.