Por: Humberto Castillo Mercado

Desde las 16:00 horas, el tráfico se colapsó en la zona del Estadio Morelos, con motivo del concierto de Luis Miguel.

Desde antes de las 17.00 horas, ya había personas formadas, esperando que las puertas abrieran.
Un espectacular operativo se desplegó en toda la zona, igual que dentro y fuera del Estadio.

Desde las 18.30 horas inició el acceso de asistentes. No se permitía la entrada de encendedores, cables, cargadores de telefono, ni bebidas alcohólicas.

No faltó la molestia de algunas mujeres y hombres a quienes se les retiró bebidas en vasos desechables.
En los diversos accesos, policías de la Fiscalía y Guardia Civil vigilaban y revisaban a los asistentes.